VIVIR Y MORIR DE AMOR...

Nicola D'Onofrio

Siervo de Dios

camiliano

 

p. felice ruffini

 

 

LOS PRIMEROS AÑOS

Nicola D'Onofrio nació en Villamagna, Diócesis de Chieti -Abruzzo- el 24 de marzo de 1943. Fue bautizado en la Iglesia Parroquial de S. Maria Maggiore el 27 de marzo siguiente, recibiendo el nombre de Nicola. Su padre se llamaba Giovanni. Hombre moralmente íntegro, religioso, esforzado trabajador del campo, lleno de la sabiduría popular de las antiguas familias de la zona. La madre -Virginia Ferrara - era una mujer fuerte y delicada, notable por su piedad y espíritu cristiano. Ella supo transmitir a su hijo el cultivo de la religiosidad, la delicadeza y una notable gentileza y serenidad de espíritu.

El día de la fiesta del Corpus Domini, el 8 de junio de 1950, Nicola recibió la Primera Comunión, en tanto tres años después, el 17 de octubre de 1953, recibirá el sacramento de la Confirmación. Asistió a la escuela básica de Villamagna en el barrio Madonna del Carmine, distinguiéndose por su diligencia, bondad y disponibilidad hacia los demás, como lo atestiguaron su maestra y compañeros. No desatendió el servicio del altar en su iglesia parroquial, a la que llegaba también en pleno invierno, aún cuando su casa se encontraba a varios kilómetros, situada en el límite con el vecino pueblo de Bucchianico , la tierra natal de S. Camillo de Lellis.

 

 

 

EN EL SEMINARIO DE ROMA

 Un sacerdote de la Orden de S. Camillo, también de Villamagna , lo invitó a entrar en el Seminario Camiliano de Roma. Nicola aceptó con alegría y de inmediato manifestó a sus padres su decisión. Estos se opusieron. La madre porque lo prefería en el Seminario Diocesano de la vecina ciudad de Chieti; el padre porque veía restarse dos brazos fuertes a las tareas del campo. También dos tías solteras, hermanas del papá y que vivían con la familia, lo tentaban diciéndole que sería su único heredero si se quedaba.

Toda la vida de Nicolino fue de una auténtica simplicidad.

La oposición de la familia duró un año. En este tiempo Nicolino vivió en oración y estudio, obteniendo finalmente el permiso para entrar al Seminario Camiliano de Roma. Era el 3 de octubre de 1955 cuando entró, fiesta de S. Teresa del Bambino Gesú, la que llegará a ser luego su guía espiritual. En el poblado seminario, como eran todavía en esos tiempos estos centros de selección para el sacerdocio, el muy joven Nicola no pasó desapercibido a la observación de quienes debían detectar los signos reveladores de una vocación clara. De inmediato se notó su seriedad de intención para trabajar en todos los aspectos de sí mismo, confiándose completamente a los superiores en la dirección espiritual. Dos años después tuvo conocimiento que el padre quería recuperarlo y llevarlo de vuelta a casa. Escribió entonces una carta categórica, comunicando su decidida voluntad de continuar estudiando para el sacerdocio en la Orden Camiliana, aunque costara cualquier sacrificio. Muchas fueron las motivaciones que sostenían su decisión, entre tantas, el dicho de S. Giovanni Bosco : "La bendición más hermosa para una familia es la de tener un hijo sacerdote." 1

 

 

NOVICIO

 El 6 de octubre de 1960 vistió el hábito de los religiosos de S. Camillo , iniciando así el año de noviciado. Al término del curso de ejercicios espirituales, para esta etapa tan importante de su vida, escribió: "...Jesús si algún día llegara a abandonar como tantos el hábito santo, has que yo muera antes de recibirlo por primera vez; no tengo miedo de morir ahora, estoy en Gracia tuya. Que suave cosa poder ir a verte junto a la Tuya y mía mamá: María!"2

Todo el año de noviciado lo pasó reportando en su "Diario"propósitos y pequeñas conquistas, momentos de lucha y de aridez. En estos escritos se evidencia la decidida voluntad de continuar por el camino de la llamada divina, confiándose a la ayuda del cielo, sintetizada en esta expresión: "Al demonio se vence estando cerca de Jesús y de María con los sacramentos y con la oración." 3 Ya desde estos momentos vivía intensamente el carisma camiliano. En modo singular destacó con ocasión de la asistencia prestada a un anciano sacerdote camiliano, gravemente enfermo por un tumor a la garganta. Especialmente para recordar es lo que dijo Nicola a este sacerdote con ocasión del Viernes Santo de ese año: "Padre, una sus dolores a los de Jesús agonizante...hoy es Viernes Santo, un día hermoso para Usted que sufre junto a Jesús." 4

 

 

LOS PRIMEROS VOTOS RELIGIOSOS

 La mañana del 7 de octubre de 1961, fiesta de la Beata Vergine del Rosario , luego de un intenso año de preparación que los padres capitulares juzgaron óptimo, realizó por tres años los Votos de Pobreza, Castidad, Obediencia y Caridad hacia los enfermos, también los contagiosos. Ese día comenzó el período de formación como Religioso Profeso Camiliano. Sereno y feliz, disponible para todos, observante de la vida común, asiduo a la oración y diligente en los estudios, humildemente y con sencillez.

Sus superiores inmediatos -el Provincial y el Maestro de los clérigos- fueron sus guías y testigos de su progreso, lento pero constante, hacia la cumbre del Monte Santo de Dios. Cultivó un amor ardiente hacia Jesús Eucaristía que recibía diariamente, y visitaba a menudo durante el día en la iglesia del Seminario o de la Universidad Gregoriana. Se inscribió también en la Guardia de Honor del Sagrado Corazón de Jesús, eligiendo desde las 8 a las 9 como hora de reparación. 5 Tuvo una filial y tierna devoción por la Virgen María y una encendida devoción a S. Teresa del Bambino Gesú, haciendo propia la espiritualidad de la "pequeña vía". También un amor profundo a su Padre y Fundador S. Camillo, estudiando a fondo el espíritu y soñando con intensas jornadas de trabajo al servicio de los enfermos cuando mañana llegara a ser sacerdote. No tenía temor de manifestar a quién fuera su ardor por la vocación camiliana. Responsable en los estudios, se aplicaba seriamente a esas tareas, demostrando estimación y afecto hacia los profesores. Era dócil y atento, ansioso de asimilar los conocimientos que se le ofrecían, considerándolos necesarios para desarrollar dignamente su Sacerdocio al servicio de los hermanos que sufren.

En el corto período de vida como estudiante religioso camiliano, demostró gran amor y adhesión a su nueva familia, declarándose feliz de permanecer en la Casa religiosa, no interesándose fácilmente por salidas fuera, y dedicando su corazón, su talento y su tiempo a las variadas urgencias y necesidades de la comunidad religiosa.

 

 

EL TIEMPO DEL SUFRIMIENTO Y LA ENFERMEDAD

 Hacia fines de 1962 comenzó a advertir los primeros síntomas del mal que lo llevaría a la muerte a los 21 años apenas. Se subordinó obediente a las decisiones de los superiores y de los médicos desde el primer momento. El 30 de julio de 1963 fue operado en la sección de urología del Hospital S. Camillo de Roma. 6 El examen histológico de la parte extirpada dio la inequívoca respuesta de un final a breve plazo: teratosarcoma. 7

La convalescencia post operatoria en la casa de los capellanes del mismo hospital, lo reveló paciente y siempre sonriente, atento a no molestar a sus hermanos religiosos preocupados de su persona. Sucesivamente, el 19 de agosto, fue internado en el Policlinico Umberto I de la capital para la cobalto terapia en la zona subtoráxica, con la secreta esperanza del médico tratante de circunscribir el mal. Desde el día 24 siguiente continuó ambulatoriamente esta terapia en el mismo hospital.

Su comportamiento en este tiempo fue de un gran ejemplo para todos por la paciencia que tuvo para soportar los dolores, y la disponibilidad que demostró para hacer la voluntad de Dios. Cualquiera que ella fuera. Que supiera, o por lo menos sospechara tener un mal de una cierta gravedad desde este verano, lo podemos deducir de una nota que encontramos entre sus cartas, donde escribe: "Fin de junio: en 2-3 días alcanza proporciones desmesuradas. Cura de penicilina y estrepto disueltas con vitaminas B y C" , y más adelante -después de las fechas de internación e intervención quirúrgica en los dos hospitales romanos- escribe: "...12/8 Inicio de aplicaciones con rayos g y no g (200 al día)...20/8 VII aplicación, 2 radiografías a los pulmones, y análisis de sangre...23/8 X aplicación, 22 radiografías al aparato digestivo..."

Al reinicio del año académico en otoño, los superiores lo inscribieron en el primer año de filosofía en la Pontificia Universidad Gregoriana, no obstante estuviera ya profundamente tomado por el cáncer. 8 También en este lugar se hace evidente -a profesores y compañeros- su diligencia, serenidad y bondad de ánimo.

A principios de enero de 1964 se realizó una nueva radiografía al tórax. El pulmón derecho aparece invadido en buena parte por el mal. 9 Nicola se da cuenta definitivamente de su real estado de salud, aún cuando nadie todavía le había hablado de la gravedad de su situación, y todos concurrían a esconder y disimular sus condiciones ahora sin ninguna esperanza. Esto se deduce de una conversación que tuvo con su hermano Tommaso, en la que aludía a su no lejana partida de este mundo, expresando sólo preocupación por el gran dolor que habría de sufrir su madre. 10

Hacia fines del mes de marzo de ese año, pidió tener una conversación con el Superior Provincial para que le dijera claramente cual era su verdadero estado de salud. Puesto en esa situación el Superior no pudo esconder la verdad, si bien la acompañó de una gran esperanza y sobre todo de una gran fe en la bondad y el poder de Dios, que todo puede hacer, también un gran milagro como el que él necesitaba.

Conocida la realidad no reaccionó con actos de desesperación, sino que después de un tiempo de intensa reflexión que pasó casi totalmente delante de Jesús Eucaristía en la iglesia del Seminario, retomó su sonrisa habitual e intensificó la oración dejando largos espacios a la meditación. Con ocasión de diálogos entre amigos sobre la realidad de una muerte inminente, no evitaba el tema ni lo dramatizaba, sino que lo enfrentaba con serenidad y desapego. Aquellos que le eran próximos recuerdan haber tenido la sensación de estar en contacto con una creatura que vívía la realidad del más allá como ya presente en su existencia, y que demasiado tempranamente se encaminaba por la vía del ocaso.

Recuerdan vivamente todavía que su discurrir sobre la otra vida era tranquilo y sereno, sin fanatismo, y que un gran espíritu de fe iluminaba su existencia que él continuaba conduciendo normalmente, participando en la vida común del Seminario Camiliano. Con la secreta esperanza de conseguir un gran milagro, los Superiores lo enviaron como peregrino a Lourdes y a Lisieux. Nicola partió obediente a pedir la ayuda de la Virgen Inmaculada y de su grande Santa Teresa, a cumplir la voluntad de Dios hasta las últimas consecuencias, serenamente unido a la Cruz de Cristo. Es el 10 de mayo: faltan apenas 33 días para su encuentro con Dios por toda la eternidad.

 

 

A DIOS CON TODO SU SER

 Con la dispensa super triennium el Papa Paulo VI lo autorizó para hacer sus Votos Perpetuos. En la fiesta del Corpus Domini, el 28 de mayo, en la iglesia del Seminario Camiliano romano, se consagró a Dios para siempre: último acto de amor de una vida breve, pero intensamente vivida "rezando y amando". En la mañana del 5 de junio, fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, con plena conciencia aceptó recibir la Unción de los Enfermos que le había propuesto el Superior Provincial. Momento de intensa emoción para los numerosos compañeros. Nicola recibe el sacramento al término de la S. Misa celebrada en la pieza que lo acoge desde hace algunos meses en el primer piso, para facilitarle los desplazamientos que ahora se realizan sólo en silla de ruedas, y recibir las visitas de su madre y muchos amigos.

Los últimos días de su vida terrena fueron un terrible y dramático sufrimiento continuo. El cáncer que avanza e invade totalmente los pulmones, además de atroces dolores, le provoca momentos de ahogo. Nicolino vive heroicamente el sufrimiento unido a la Cruz de Cristo, invocando la ayuda de María y de los Santos Camillo y Teresa del Bambino Gesú ., siempre sereno y nunca cayendo en desesperación, atento a no crear molestias a quienes lo asisten, y esforzándose por esconder lo más posible la inevitable máscara de sufrimiento para evitar mayores dolores a la mamá, que está a su lado. También para quién lo conoce desde niño, este extraordinario entregarse a la Voluntad de Dios provoca admiración y devoción.

 

 

UNA FLOR EN EL CORAZON DE DIOS

 El último día para Nicolino llegó con el 12 de junio de 1964. Una larga agonía que se inició a las 16 horas para cerrar su última tarde a las 21.15, después de una jornada pasada en oración y manifestaciones de Fe intensa y ardiente Amor por Jesús y María, con la ayuda de sus dos Santos predilectos, y el consuelo de la emocionada súplica de compañeros y amigos. Su Superior recuerda todavía hoy los últimos instantes así: "Yo entonaba las oraciones a las que todos sus jóvenes compañeros, reunidos en torno a él en su pieza, respondían con ánimo lleno de fe. Él cada tanto nos invitaba diciendo: todavía, todavía...más fuerte!, y de vez en cuando mezclaba con las nuestras alguna invocación particular suya que revelaba su Fe viva en la presencia de algo ultrasensible que sentía cercano."11

Este contacto con lo ultrasensible fue también advertido por otros que estaban presentes en ese momento. Las puertas del Cielo se le abrieron mientras, lúcido hasta el último instante, repetía continuamente el acto de ofrenda de su propia vida y de sus sufrimientos rechazando los analgésicos, y estimulando a los presentes a rezar con él y por él. Un coherente término de vida con lo que se había propuesto vivir. La impresión profunda que se hubiese consumado una Pasión, se puede advertir en las palabras simples de una mujer del pueblo, amiga de la familia desde siempre: "El doctor, habiendo confirmado que estaba muerto, abrió la puerta y llamó a la mamá: Señora he aquí a tu hijo!, casi como si fuera la Virgen a la que se le entrega el hijo Crucificado." 12

Un compañero unido a Nicolino por una profunda amistad, escribía en los días siguientes a la muerte: "Ahora aquí abajo entre nosotros no ha quedado más que un tallo truncado, su tallo. La flor está allá arriba clavada en el corazón de Dios. Es por esto que pensando o hablando de Nicolino me da por mirar a lo alto, extasiado, resignado. Mi héroe! Había divisado, soñado el ideal de la Santidad, nunca la había alcanzado, porque para tocar una cosa hay que estar cerca de ella, y para que la admiración sea sin sombras, es necesario poder imitar al héroe que la inspira. He tocado a mi héroe, y después...pareció huirme. Pero como Teresita con Celina, yo creo que él caminará siempre al lado de quién ha sabido descubrirlo. Lo amé, se me murió entre los brazos, me miró con su última mirada, y me hizo adiós con la mano. Lo amo, ahora es mi pequeño gran Santo con la suya y la mía Teresina." 13

 

 

EN ESPERA DE LA RESURRECION

En el sagrado rito fúnebre participó una gran multitud de compañeros, amigos, y conocidos. Las afligidas y desgarradoras súplicas de la mamá, indujeron a los Superiores a aceptar el entierro de los restos mortales de Nicola D'Onofrio en Villamagna, su tierra natal, en la tumba de la familia. El último viaje de regreso a su pueblo ocurrió el 15 de junio, junto a Superiores y compañeros.

Después de una solemne celebración eucarística, en la que participó toda la población, fue enterrado en la Capilla Ferrara, la familia de la mamá. Desde el 8 de octubre de 1979, Nicola D'Onofrio reposa en las cercanías de la Cripta del Santuario de S. Camillo en Bucchianico, junto nuevamente a la familia religiosa a la que pertenece, en espera de la resurrección en el último día, cuando volverá Cristo triunfante sobre la muerte.

 

...Y VIENE DE LEJOS!

La experiencia de quienes lo conocían íntimamente, o sólo tuvieron ocasión de acercarse a él durante el período de su rápido fin, enfrentado con serenidad y con la sonrisa en los labios, da testimonio que fue un comportamiento excepcional. Pero esto no fue improvisado, ni superficial. Su ascenso al Monte Santo de Dios viene desde muy lejos.

Las páginas de sus escritos originales nos revelan este camino, iniciado desde los primeros momentos de su vida en el Seminario Camiliano. La fase terminal de su vida y la muerte, son solamente el momento revelador de su dimensión espiritual.

 

 

LA HERENCIA ESPIRITUAL

La extraordinaria onda de emoción afectiva y religiosa que acompañó su tránsito, más dramático todavía por los terribles sufrimientos provocados por el mal, lo adscribe a la verdad de "que en el sufrimiento se llega a ser un hombre completamente nuevo...Cuando este cuerpo está profundamente enfermo, totalmente inhábil y el hombre es casi incapaz de vivir y de actuar, tanto más se ponen en evidencia la madurez y la grandeza espiritual interiores, constituyendo una conmovedora lección para los hombres sanos y normales..."

Salvo casos esporádicos de incomprensión, todos advirtieron que en esa alma Dios había provocado respuestas extraordinarias, y que su camino hacia la Santa Montaña había sido veloz. Una religiosa de su edad y amiga de infancia, escribió que con la noticia de la muerte sintió resonar en su corazón las palabras del Libro de la Sabiduría: "Llegado rápidamente a la perfección ha cumplido una larga carrera. Su alma fue agradable a Dios, por eso Él lo sacó rápidamente de un ambiente malvado."(4,13-14a)

Un final de vida como éste, no puede ser improvisado. Viene desde lejos, y el tiempo de la muerte es sólo el momento de la revelación del trabajo espiritual desarrollado. Y él lo construyó fundamentalmente sobre la Cruz y la Pasión del Señor Jesús, con la mirada siempre puesta en la Gloria de la Resurrección. Dan fe sus escritos y quién lo conoció.

 

 

DE SUS ESCRITOS

La llave reveladora de su camino, apareció casi de inmediato al comienzo de su nueva vida en el Seminario Menor, cuando escuchando una meditación sobre el amor de Dios Padre por el hombre, durante el transcurso de los ejercicios espirituales anuales, escribió: "Diríamos que no le ha interesado nada de su Hijo Unigénito con tal de salvarnos. Jesús ha muerto por nosotros y su sangre, hasta la última gota, ha lavado nuestra alma. Cuánto nos ha querido Jesús!" 16

Y algunos meses más tarde, al término del retiro mensual, subraya así la meditación citada: "Jesús ha venido a la tierra para dar gloria al Padre que lo había mandado, y para venir acá abajo exinanivit se, se ha rebajado, humillado. La Encarnación, la Crucificción, la Eucaristía, son actos de humillación por nuestro amor y para gloria del Padre. Viniendo a la tierra Jesús nos ha dado el ejemplo de la humillación; corresponde a nosotros ahora seguirlo para dar al Corazón Santísimo la Gloria debida para equilibrar su amor." 17

 

...Cristo Crucificado, su modelo

 Cristo Crucificado entró en su vida, y llegó a ser su libro cotidiano. La vida religiosa iniciada con el noviciado, en la víspera del 6 de octubre de 1960, fue un buen lugar de entrenamiento del espíritu, que lo llevó a la convicción acerca de la necesidad de controlar la facultad humana esencial en el ascenso: la voluntad. Durante un año completo de preparación, los mensajes que le envían los responsables de la conducción espiritual lo encuentran bien dispuesto para su consagración a Dios en sus primeros Votos Religiosos.

Así al término del primer día de ejercicios espirituales, escribe: "La voluntad debe ser tenaz, total, heroica en el ascenso. Una voluntad que no cambie de dirección según el viento, sino que permanezca fiel a los principios de Cristo Crucificado. Que no se pierda en tanta fatuidad de la tierra, sino que se mantenga siempre vívida y fuerte en el sostener y hacer progresar nuestra carrera hacia Dios. Nuestro ascenso requiere además una voluntad heroica porque el fin es difícil. Aspiramos a la imitación de un Cristo crucificado que no nos presenta sino la Cruz para abrazarla diariamente. Heroica además, porque nuestro ascenso no es de a poco, sino continuo y dificultoso, un ascenso que debería consumirnos totalmente. Sin embargo, para poder alcanzar a tanto, son indispensables la Confesión y la dirección espiritual." 18

"He sido feliz de poder asistir al queridísimo P. Del Greco en la noche entre el miércoles y el jueves santo. Esa noche se realizó la adoración a Jesús desde las once hasta medianoche aquí en la casa. Yo en cambio la hice cerca de Jesús sufriente en la persona del Padre. (La hice precisamente con esta intención). Ahora parece que está mejor, esperamos!" 19

El sacerdote camiliano asistido, operado de un tumor a la garganta, completó lo que D'Onofrio no escribió en sus apuntes espirituales: "Estaba casi moribundo y el clérigo D'Onofrio me asistía y confortaba diciéndome: Padre, una sus dolores a los de Jesús agonizante. Hoy es Viernes Santo, un hermoso día para Usted, que sufre junto a Jesús! No he olvidado nunca las palabras que nuestro clérigo me sugería con tanta amabilidad y tanta fe."

 

 

...y por Madre, María Inmaculada

Junto a Cristo Crucificado, Nicolino alimentó una afectuosa y especialísima relación filial con la Madre, María Inmaculada. En sus Escritos, y en el lecho de muerte, tuvo expresiones tiernas y dulces que pueden considerarse en el ámbito de una relación íntima y secreta de su alma, que exige respeto y gran consideración. La Iglesia pone como modelos otras relaciones análogas de los Santos.

Reportamos un pasaje: "Estoy cansado, diría casi desalentado...La vida del noviciado me pesa...Porqué? Es el enemigo mortal de mi alma que desgarra, es el Señor que me purifica. Cuando terminará este lugar de exilio?... Ay dura tierra...Quiero morir luego, si Dios lo desea, para volar a los brazos de mi Mamá. Quiero ir a descansar en el Paraíso. Sí...Mamacita dulce...He aquí que lentamente vuelve la serenidad a mi ánimo y puedo mirar más lejos...Esta es la voluntad de Dios. Tota vita Christi crux fuit et martyrium...y yo que quiero? Hacerme el señor. No, no, no. Pero todo por Ti Jesús, María"

 

 

...en la "pequeña vía"de S. Teresa

Uno de los modelos que guiaron su camino hacia el Señor, fue S. Teresa del Bambino Gesù e del Volto Santo. Su "pequeña vía"llegó a ser el código de conducta de su vida. En una carta a la mamá, preocupada de quizás qué penitencias imponía la vida religiosa, Nicolino para tranquilizarla acerca de la normalidad y la simplicidad de las actividades diarias le escribía así: "...Todo se hace por el Señor, por su amor. No me recuerdo de haber hecho alguna cosa extraordinaria como penitencia excepcional, dormir en el suelo...Santa Teresina del Bambino Gesù, una monja carmelita francesa, no ha hecho nada de particular, ha hecho sólo aquello que debía hacer; a los 24 años murió de una tuberculosis y llegó a ser santa..."

 Escrita de su puño y letra tenemos una Oración que debe ser de un alma mística. No estamos seguros que sea de la Santa de Lisieux. Citamos un breve pasaje porqué ilumina nuestro tema ampliamente : "...Dame el dolor, dame el martirio de amor que a Ti más gusta para poseerte siempre perdidamente...Yo estoy enamorada de Cristo Crucificado. Que se aleje de mi todo otro gozo, todo otro gusto que no sea aquél de mi querido Esposo Crucificado. Quiero poseer completamente, perdidamente tu Corazón desgarrado, habitar en Él como encarnado en una única realidad: renunciar a mí completamente para que yo sea completamente Tú, Amor. Renunciar a mí siempre, también de la manera más dura, no más yo, sino Tú, Tú Amor Crucificado."

Al pie Nicolino anotó: "Oración que diré al menos tres veces al día; posiblemente en la mañana, a mediodía y en la tarde antes de acostarme."

De S. Teresa había reunido todo cuanto había sido editado, pidiendo directamente al Monasterio de Lisieux las últimas publicaciones. Tenía un óptimo conocimiento del francés, y se dedicó a traducir sus poesías. A modo de complemento, dentro la brevedad de lo que podemos escribir, transcribimos dos estrofas de "Vivere per Amore", que nos muestran su deseo de conformarse a su amado Cristo Crucificado:

"... Vivere d'amore, su questa terra non significa / piantare le tende sulla vetta del Tabor. / Significa arrampicarsi con Gesù sul Calvario. / Significa vedere la croce come un tesoro! / In cielo, vivrò di gioia. / La prova allora sarà sparita per sempre, / quaggiù però, voglio nella sofferenza / viver d'amore! -- ...Morire d'amore, è un troppo dolce martirio, / ed è questo che vorrei soffrire. / Cherubini! Accendete le lire, / perché, lo sento, sta per finire il mio esilio.../ Dardo infuocato, consumami senza tregua, / squarciami il cuore in questo triste soggiorno. / Gesù divino, realizza il mio sogno: / morire d'amore!..." 24

Este es el secreto de la gran emoción, afecto y entusiasmo que suscitó su dramático último año de vida y su tránsito al Cielo. Se advertía ampliamente la dimensión espiritual en la que estaba envuelto, y que sintetiza fielmente este pasaje de la última carta escrita a sus padres: "Estoy muy contento de poder sufrir un poquito ahora que soy joven, porqué estos son los años más hermosos para ofrecer algo al Señor. Santa Teresina es la santa que más me gusta porque se me asemeja mucho. También ella se enfermó cuando tenía poco más de veinte años, sufrió mucho y murió a los veinticuatro años...Queridísimos padres, recen también ustedes para que el Señor me permita recuperarme, así podré llegar a ser Sacerdote y trabajar todavía mucho por las almas. Sin embargo, si el buen Dios quisiera algo diferente de mí y de ustedes, bendito sea el Señor porqué Él sabe lo que hace y lo que es mejor para nosotros. Es inútil, nosotros no podemos saber de estas cosas, sólo Dios las conoce..." 25

 

ALGUNOS TESTIMONIOS

 

Quién ha sabido leer las señales que vinieron de su comportamiento ante la suprema prueba de la vida, ha recibido el Mensaje. Las manifestaciones de afecto que se demostraron en el momento de su muerte y, como ya se ha dicho, se expresaron en una extraordinaria corriente de emoción afectiva y religiosa, fueron mucho más allá del ámbito de la Comunidad Camiliana y del tiempo. No con nuestras palabras, sino con una breve selección de lo que los testigos han escrito para la Postulación General de la Orden Camiliana, mostraremos la confirmación de cuanto Nicolino nos ha dejado escrito.

 

 

...Militante de la Inmaculada

Así lo presentó a sus lectores la revista de la Milicia de la Inmaculada: "Había alcanzado el tercer grado de la Milicia: el de la ofrenda sin límites; darse totalmente a María, acoger todo sufrimiento con fe y generosidad para conformarse al misterio de la pasión y la muerte de Cristo hasta el martirio. Nicolino, consumido por el dolor, se ofrecía como víctima por tantos hermanos necesitados de esperanza y salvación. Si bien de modo y en circunstancias distintas, su ofrenda puede compararse con la del P. Kolbe, que encontró en la Inmaculada la fuerza y el amor para dar todo su ser, no sólo por un padre de familia, sino por la humanidad entera. La muerte del clérigo camiliano y el martirio del P. Kolbe encuentran su explicación y su mensaje en la Palabra eterna del Evangelio...Nicolino tanto más joven, pero así de sabio, había comprendido muy bien aquello que el P. Kolbe decía en uno de sus escritos: "se vive una sola vez, no dos. Es necesario ser santos no a medias, sino totalmente, para mayor gloria de la Inmaculada, y a través de la Inmaculada para la mayor gloria de Dios." 26

 

 

...Sufrimiento Redentor

 "Veía en todo los designios de Dios, dirigía a Él todas sus acciones y aceptaba con gozo las penas y sufrimientos. Me decía: "El sufrimiento es la mejor moneda con la que podemos comprar el Cielo". Su muerte fue tranquila. Yo tuve la gracia de estar presente.

"En los meses siguientes el mal se evidenció cada vez con mayor crueldad y Nicolino sufría visiblemente, pero con grandísima dignidad. Rezaba mucho por los pecadores y sentía la Pasión de Jesús y los sufrimientos de S. Teresina como modelos a imitar, casi exactamente...En su enfermedad supo como Jesús enfrentar las etapas de un largo Calvario, caminando gozozamente al encuentro del Padre en el Reino prometido a los siervos buenos y fieles.

"Asistía esa noche a D'Onofrio, y me despertaron al amanecer sus gritos afanosos. Me precipité a su pieza; él, apoyado sobre los codos, en cuanto las fuerzas se lo permitían, pedía a viva voz a Dios, sanar: "seré un Sacerdote...salvaré tantas almas...sáname Señor te ruego...Virgen mía intercede...San Camilo...! Padre ayúdame...recemos juntos que debo conseguir este milagro...debo sanar!..." Lo levanté y lo ayudé hasta que, de a poco, se tranquilizó extenuado. Luego, en tono más tranquilo y pleno de un resignado abandono dijo: "Bien...pero si no es posible...que sea como Tú quieres Dios mío". Este fue el sentido de sus palabras, pues quizás no las recuerdo bien a la letra. Me impresionó ese entregarse a Dios, esa aceptación última, tanto que no pude menos que compararla con la de Cristo en la Cruz que pide suplicante y termina en una espléndida sumisión a la Voluntad del Padre. Casi inmediatamente los profesores competentes decidieron intervenir quirúrgicamente. Manso y obediente, como siempre, aceptó con espíritu de profunda unión al Cristo sufriente, según el ejemplo de S. Teresina afectada por su último mal, someterse a tan delicada intervención...Todo lo aceptó sin reaccionar, dejándose así dócilmente y poco a poco tender y clavar sobre su Cruz...Pasó el período pascual con particular e intenso recogimiento en la meditación de la Pasión del Señor, esforzándose al máximo para unirse a ella. En efecto, no tenía más dudas sobre su mal, lo sentía cada día más fuerte expandirse en sus miembros. Advertía ya mucho más el cansancio, también de las cosas más pequeñas, ya que respiraba con creciente dificultad. Enflaquecía de día en día, pese a que no se dejaron de intentar cuidado o medio algunos para sostenerlo y reestimular un poco su apetito."

 "Pero quiso Jesús, Sacerdote Eterno, abreviarle el tiempo de la espera llevándolo rápido sobre la huella del Calvario donde nuestro Nicolino, haciéndose holocausto por todos, se ofrendó heroicamente a Dios como víctima de amor, según el ejemplo de Santa Teresa del Bambino Gesù que lo tuvo como huésped en Lisieux, en Francia, poco antes que pasara de la tierra al Reino de los escogidos a través de la puerta estrecha indicada en el Evangelio para los pocos elegidos."

"Lo volví a ver sobre el lecho de muerte. Quedé impresionado de su rostro. Rostro descarnado, serio, seco de toda huella de luz. Su tránsito ha sido verdaderamente un martirio. Su hora inmersa en las tinieblas. Nicolino había probado la amargura del Cáliz de Jesús. Y llevaba en su rostro la impronta del gesto que produce el amargo. Pienso ahora en la fisonomía del Siervo Sufriente de Isaías: "No tiene apariencia humana ni belleza para atraer nuestras miradas, ni esplendor para experimentar en él agrado"(Is.53,2) Así, como Jesús, también Nicolino "fue quitado de la tierra de los vivos".

(Is. 53,8)

Y terminamos con las expresiones de una amiga de la mamá, por años viviendo en Roma, que siguió y asistió al joven estudiante camiliano durante todo su camino de sufrimiento. Alma sencilla, revivía así esos momentos a muchos años de distancia: "Me parecía Jesucristo en la Cruz, sereno y confiado, con la oración en la boca, llamando a la Virgen Mamma. Luego dobló la cabeza a la izquierda, la lengua se movió levemente, y sin hacer otros movimientos así, serenamente, murió. El doctor comprobó lo ocurrido, abrió la puerta y llamó a la mamá: "señora he ahí tu hijo", casi como si fuera la Virgen a la que le fue entregado el Hijo Crucificado. La mamá se abalanzó sobre su hijo, y luego se arrodilló llorando fuerte, fuerte..."

 

 

...su Mensaje

 El título del breve y afortunado perfil biográfico que fue escrito a pocos meses de su muerte, CUANDO EL AMOR RUEGA, era el inicio de una de aquellas reflexiones que Nicola D'Onofrio escribía para poder seguir después las indicaciones por mucho tiempo. No se ha encontrado más. Sin embargo su Maestro del Seminario mayor, que lo tuvo entre las manos, atestigua que "el concepto expresado en cuatro versos breves se relacionaba con el dicho de S. Agostino: Ama y has lo que quieras". Concretamente, afirmaba que cuando el amor es confrontado con el Amor de Dios, por medio de la oración y la presencia a Él, se puede caminar sereno hacia la propia meta."

Cuando Dios lo invitó a vivir como S. Paolo ese "Completo en mi carne lo que falta al padecimiento de Cristo, a favor de su cuerpo que es la Iglesia"(Col. 1,24), Nicola D'Onofrio no retrocedió.

Estrechamente unido a la Madre de Dios, vivió coherentemente ese "Tota vita Christi crux fuit et martyrium", prometido en una tranquila noche del noviciado, fuertemente comprometido con el "Todo por Vosotros Jesús, Maria".

 La "maternidad nueva" -que la Virgen María recibió del Hijo moribundo sobre la Cruz- "espiritual y universal para todos los hombres, a fin de que cada uno en la peregrinación de la fe, permanezca junto a Ella estrechamente unido hasta la Cruz y, con la fuerza de esta Cruz, todo sufrimiento regenerado se transformara, de debilidad del hombre, poder de Dios" 28 , en Nicola D'Onofrio se realizó plenamente, y permanece en el tiempo como un espléndido modelo.

El joven estudiante camiliano, pasando a través del misterio del sufrimiento humano elevado por Cristo a nivel de redención 29, con alegría y serenidad, fue y es un testimonio creíble que la elección de vivir los consejos evangélicos manifiesta "los bienes celestes ya presentes en este mundo, testimonia mejor la vida nueva y eterna adquirida por la Redención de Cristo, y mejor preanuncia la futura resurrección y la gloria del Reino Celeste". 30

Los jóvenes que se acercan a su breve experiencia terrena quedan fascinados. A nombre de todos ellos recordamos a Marie-Louise, que deseando seguir la invitación de Juan Pablo II lanzada en Compostela de "No tengais miedo de llegar a ser santos", nos ha escrito para decirnos que ha decidido tomar a "Nicola D'Onofrio como modelo para su vida...buscaba un modelo de vida contemporáneo y he encontrado en la vida de este joven los caminos que he escogido seguir hace poco tiempo". 31 Ahora, desde hace unos años, Marie Louise está enteramente dedicada al servicio de Dios, en una de las nuevas instituciones de vida consagrada en el mundo, a través del servicio a los hermanos y hermanas enfermos y pobres.

 

 

NOTAS

 

1 "Un amore giovane - Scritti di Nicola D'Onofrio, studente camilliano"a cura di F. Ruffini, Postulación General Camiliana, Roma 1990, Cartas autógrafas n. 3, 30 de julio de 1957, p. 117.

2 Idem, meditación conclusiva de los ejercicios espirituales, mañana del 6 de octubre, p. 63.

3 Idem, es la II meditación de los tres días de Retiro, 6 de octubre de 1959, p. 24. Tiene 17 años y frecuenta el V año y es todavía aspirante.

4 Cardone A., Quando l'amore prega, Studentato Camilliano, II ediz., Roma 1968, p. 56 - El autor era en ese tiempo el Superior Provincial y siguió y dirigió de cerca a nuestro joven estudiante. Su testimonio volcado en este perfil biográfico es fundamental, y así nos lo ha confirmado por escrito poco tiempo antes de morir.

5 La Postulación General ha conseguido la página de inscripción que lleva la fecha 5.XII.1958.

6 La certificación entregada el 8 de octubre de 1982, señala que en los registros de la sala operatoria de urología Malpighi del Hospital S. Camilo de Roma, resulta que el "...30 de julio de 1963, bajo el rubro ambul. dei Padri Camilliani , n. de orden 277..."se realizó una intervención quirúrgica del Dr. G. Tiranelli, y la parte extirpada enviada al examen histológico".

7 El 6 de agosto de 1982, la Dirección Sanitaria del mismo hospital, con prot. PART 6920 DS, nos ha entregado copia, conforme al original, del examen realizado en el Servicio de Histología y Anatomía, el 9 de agosto de 1963, por el Prof. Tommaso Di Giulio, de la parte extirpada a "Nicola D'Onofrio", con diagnóstico "teratosarcoma" .

8 La libreta universitaria lleva la fecha 30.X.1963, matrícula n. 17533.

9 También de este examen se tiene certificación médica.

10 Ruffini F., NICOLA D'ONOFRIO -chierico camilliano- TESTIMONIANZE, Postulación General Camiliana, Roma 1983, pro manuscrito, p. 97, n. 1: "...ha sido en 1964, enero-febrero...Querido Tomasito, yo me muero, pero no me importa nada...sólo siento por la mamá que sufrirá mucho".

11 idem, p.121, n.4.

12 idem, p.122, n.6.

13 P.M., "IL CH. D'ONOFRIO E S. TERESINA" en Fermento di Vita, revista interna del "Apostolado de María", 12 de julio de 1964, pp.25-31.

14 Juan Pablo II, Carta Apostólica Salvifici Doloris, 11 de febrero de 1984, n.26.

15 Existía la buena costumbre, de parte de los Directores Espirituales y de los Maestros de Novicios, de hacer que los alumnos del Seminario llevaran un diario. La cuidadosa consideración a nuestro joven ha sido providencial.

16 "Un amore giovane"..., p.21 -Es el 5 de octubre de 1959 y D'Onofrio es alumno del V° año.

13 idem., p.27

14 idem., p.86

15 idem., p.70

16 Cardone A., op.cit. p.56

17 "Un amore giovane"...p.71

18 idem., p.133

19 idem., p.107

20 idem., p.155, 158.

21 idem., p.144s -Desde Lisieux el 16 de mayo de 1964, a menos de un mes de la muerte.

22 De Giancroce P. Silvio, en Il Cavaliere dell'Immacolata, septiembre de 1981, p.4 -D'Onofrio Nicola había adherido al movimiento mariano fundado por el mártir de Auschwitz y presente en Villamagna, y había hecho promoción entre amigos y parientes.

23 Vd. Nota 4

24 Salvifici Doloris, n.26.

25 Vd. idem n.19

26 Perfectae Caritatis, n.44

27 Un amore giovane"...p.IX

 

RELIGIOSOS CAMILIANOS

Mártires de la Caridad

 

San Camillo recibió de Dios el carisma de testimoniar al mundo el amor siempre presente de Cristo por los enfermos y los que sufren.

A los tres Votos comunes a todas las Congregaciones Religiosas de "Pobreza-Castidad-Obediencia", se agrega el cuarto de estar siempre presente "etiam pestis incesserit", traducido hoy como "siempre, también con riesgo de la propia vida". Los Religiosos Camilianos Mártires de la Caridad en estos cuatro primeros siglos de existencia son alrededor de 300. A sólo 252 de ellos se les conoce su nombre. Muchos han sido los que sacrificaron sus vidas y -por la dramaticidad del momento en que ocurrieron los hechos- permanecieron en el anonimato, pues no hubo espacio para testimonios periodísticos.

Múltiples han sido las circunstancias en las que los Religiosos Camilianos han debido entregar sus vidas en el hermoso y heroico servicio a los enfermos, el carisma impreso por su Santo Padre Fundador San Camillo de Lellis , y que había cautivado el corazón generoso de Nicola D'Onofrio ya en los primeros años de su vida.

La Voluntad de Dios permitió, sin embargo, que Nicolino realizara su vocación camiliana portando la Cruz de Cristo sobre sus propias espaldas, generosa y santamente.

 

 

ORACION

Dios, bueno y misericordioso, que has llamado a tu Siervo Nicola D'Onofrio a seguir a Jesús para ofrecer la riqueza de su joven alma y de su ardiente corazón al servicio de tu Hijo en la persona de los enfermos;

glorifica a tu Siervo fiel y has que los jóvenes de hoy reconozcan en él un modelo de vida en el camino del amor y del sacrificio para llevar las almas a Ti, que con el Hijo y el Espíritu Santo vives y reinas en los corazones de tus hijos. Amen.

 

A quién recibiese gracias o favores del Siervo de Dios Nicola D'Onofrio,

se ruega informarlos a:

Asociación de Amigos de Nicola D'Onofrio

Casilla 14105-Correo 21

SANTIAGO CHILE